Tag Archives: Lanzarote

Mareta: el esquivo origen de una voz importada

El Parque de la Mareta en 2016. Esta zona de juegos infantiles fue construida sobre el emplazamiento de la antigua Gran Mareta de Teguise, Lanzarote (fuente: PROYECTO TARHA).

El español que hablamos en las Islas Canarias debe su excepcional riqueza no solo a las aportaciones de los distintos idiomas que lo configuran –fundamentalmente castellano, portugués, francés, italiano y, diferenciadoramente, tamazight insular– sino también a la acción preservadora que el aislamiento geográfico ha otorgado al Archipiélago durante siglos, desgraciadamente puesta en peligro en tiempos relativamente recientes por un fenómeno que, en personal opinión, tendemos a interpretar como el resultado de un afán de reconocimiento y modernidad mal entendidos.

Precisamente dicha conservación ha permitido la supervivencia de numerosos arcaísmos desaparecidos, sea total o parcialmente, de sus idiomas originales y, como muestra, hoy queremos ofrecerles un modesto y breve estudio de un vocablo muy ligado al ámbito de la agricultura y la sociedad isleñas. Nos referimos a la palabra mareta.

(más…)

Más / More...

Esenciales (VII): La Pesquisa de Cabitos

Teguise

Panorámica de la actual villa de Teguise (Lanzarote) en 2016 desde el monte Guanapay. Llamada Gran Aldea por los europeos en el siglo XV, fue capital del Señorío de las islas de Canaria y escenario de la insurrección de los vecinos contra el gobierno de Inés Peraza y Diego de Herrera que dio origen a la Pesquisa de Cabitos (fuente: PROYECTO TARHA).

[…] y nosotros, como gentes pocas y pobres, miserables, ignorantes, vivientes en la dicha isla, pobres que no tenemos de qué proveernos ni mantenernos salvo del cielo y de ganados cabrunos, y no tenemos otras haciendas ni rentas de qué vivir. Porque, Señor, si un año cogemos pan, dos años no lo cogemos, y así vivimos en esta tierra, en nuestra miseria y pobreza, y se nos llevan el dicho tributo cada año […]. Y de todo ello, los dichos señores Diego de Herrera y Doña Inés, su mujer, no son contentos […] cada día nos agravian más, sacándonos de nuestras casas, haciéndonos desamparar nuestras mujeres e hijos, llevándonos por la fuerza contra nuestras voluntades a otras islas de infieles en las que murieron y mueren muchos de nosotros y nos hacen guardar torres y fortalezas […] no queriéndonos dar ni pagar ningún sueldo […] y ya no les osamos decir ni repetir a los dichos señores ninguna cosa de los dichos agravios que así nos hacen por gran miedo que de ellos habemos hasta hacerlo saber a Vuestra Alteza, a la cual suplicamos con grandes voces, como gentes muy miserables y muy agraviadas, que Vuestra Alteza nos remedie con justicia, pues, Señor, estamos aislados en las ínsulas, en la dicha isla de Lanzarote, que está apartada de los reinos de España, en la mar al poniente.[1]Aznar Vallejo (1990, pp. 173-174) –adaptado del castellano antiguo por PROYECTO TARHA–.

Nunca imaginaron los promotores de esta rogativa que sus peticiones iban a dar origen al expediente público más importante que se conserva sobre la conquista de Canarias.

(más…)

Más / More...