Esenciales (XI): La Información Guanartémica

Estatua idealizada de Tenesor Semidán o Don Fernando Guanarteme realizada por el escultor Juan Borges Linares, emplazada en Gáldar, Gran Canaria (fuente: PROYECTO TARHA).

[…] les decía las cosas de Castilla y la Corte y el gran poderío de sus Altezas y que él no tenía en nada su señoría, ni los de esta Isla porque lo de sus Altezas era lo verdadero […][1]Respuesta del testigo Alonso Hernández de Arévalo a la novena pregunta del interrogatorio.

Como indicábamos en uno de nuestros Esenciales, solo se conservan tres informaciones de méritos relacionadas con la conquista de Canarias. En esta ocasión nos ocupamos del segundo de estos importantes documentos públicos: la información de méritos de Don Fernando Guanarteme, también conocida como Información Guanartémica, Guadartémica o Guadnartémica.

La última hija

Fernando Guanarteme, con sus variantes, fue el nombre cristiano del líder canariote que el genealogista del siglo XVIII fray Juan Suárez de Quintana identifica como Tenesor Semidán. Diversas fuentes y autores atribuyen a este jefe el título de guadnarteme o guanarteme, rango de máximo nivel en la antigua pirámide social indígena de Gran Canaria, aunque la legitimidad de la asunción del cargo por parte de este personaje es objeto de controversia entre los historiadores. En cualquier caso, es incuestionable que la intervención de Fernando Guanarteme fue decisiva para el éxito de la conquista realenga de las islas de Gran Canaria, La Palma y Tenerife.

El documento que nos ocupa fue incoado en Gáldar (Gran Canaria) el día 10 de mayo de 1526 a petición de Doña Margarita Fernández Guanarteme y de su esposo, Miguel de Trejo Carvajal, declarando ella ser la última hija superviviente de nuestro protagonista y su heredera universal, pues la otra hija conocida del ya fallecido Don Fernando, Catalina Fernández Guanarteme, había muerto en Agüimes (Gran Canaria), probablemente pocos días antes. Es precisamente Margarita la mujer que el mismo Suárez de Quintana atestigua portar Guayarmina Semidán como nombre indígena, dato probablemente referido por el alférez e historiador Pedro Agustín del Castillo y Ruiz de Vergara. La redacción del expediente corrió a cargo del escribano Alonso de San Clemente.

Representación idealizada de Guayarmina Semidán o Margarita Fernández Guanarteme perteneciente al monumento Las tres princesas, obra del escultor Juan Borges Linares, en Gáldar, Gran Canaria (fuente: PROYECTO TARHA).

El interrogatorio

Los nueve testigos presentados por la interesada, todos hombres que habían participado en la conquista realenga, más dos testigos adicionales cuyas declaraciones no se conservan, fueron sometidos a un interrogatorio compuesto por quince preguntas:

  1. Si conocen a Doña Margarita Fernández de Guadnarteme y a Don Fernando de Guadnarteme, su padre, rey que fue de esta isla.

  2. Si saben que Doña Margarita es hija legítima de Don Fernando.

  3. Si Don Fernando dejó por heredera universal a Doña Margarita y que al presente no hay otro hijo, hija o heredero vivos.

  4. Si Don Fernando era rey y señor (guadnarteme) de la isla en tiempo de los canarios.

  5. Si durante la conquista Don Fernando fue a Castilla y estuvo en la Corte de donde vino cristiano y conquistó la Isla porque así lo prometió a Sus Majestades.

  6. Si saben que Don Fernando anduvo conquistando a los canarios rebeldes, por guerra y/o por su consejo.

  7. Si Don Fernando dio avisos a los capitanes de la conquista para hacer la guerra a los rebeldes canarios y estuvo como conquistador, arriesgando su vida.

  8. Si Don Fernando fue el principal adalid, estimado por los capitanes y conquistadores.

  9. Si Don Fernando era obedecido y temido por los canarios, siendo costumbre que no podían herir ni matar ni ofender a su rey, y que le enviaban mensajeros noche y día al Real para que los favoreciese y le comunicaban sus conspiraciones para atacar el Real y siempre reveló estos planes a capitanes y conquistadores.

  10. Si saben que la Isla es muy fragosa y áspera de andar con muchas sierras y breñas y riscos, donde los canarios podían vivir mucho tiempo en rebeldía, y que Don Fernando trabajó para atraer a los rebeldes.

  11. Si después de ganar la Isla, Don Fernando atrajo al servicio de los Reyes a ciertos caballeros canarios y gente alzada en lo más áspero de la tierra.

  12. Si la de Gran Canaria fue la primera tierra conquistada por los Reyes Católicos antes que el Reino de Granada.

  13. Si Don Fernando fue ante los Reyes Católicos a pedir que lo bautizaran, siendo estos sus padrinos y el cardenal-arzobispo de Toledo, Pedro González de Mendoza.

  14. Que Don Fernando estuvo un tiempo en la Corte y los Reyes lo tenían consigo a su servicio junto al Rey Chiquito de Granada.

  15. Si por real cédula, los Reyes mandaron a Don Fernando ir a conquistar Tenerife y La Palma junto al adelantado y capitán Alonso de Lugo con 60 parientes canarios donde gastó la mayoría de sus bienes, y de los trabajos que padeció en la conquista, cuando estaba de partida para la Corte, falleció de dolencia, pobre y necesitado.

Las respuestas de los testigos están impregnadas de tintes dramáticos que sin duda buscan ensalzar la actuación de Fernando Guanarteme en favor de los invasores. Con todo, destacan las declaraciones que demuestran que nuestro personaje y sus hombres de pelea salvaron a las huestes conquistadoras de sufrir al menos dos graves debacles, una en Ajódar (Gran Canaria), aún así saldada con la muerte del contino Mikel de Muxica junto a decenas de los ballesteros vascos venidos a la campaña bajo su mando, y otra en La Laguna (Tenerife) donde estuvo a punto de perder la vida el propio adelantado Alonso Fernández de Lugo.

El manuscrito y su transcripción

Como es habitual en estos casos, lo que se conserva no es el documento original sino un traslado del mismo, signado el 12 de febrero de 1706 por el escribano José Rodríguez Ferrer a petición del capitán y regidor de Gran Canaria, Blas Carvajal Aguilar y Quintana, con el fin de que este pudiese demostrar sus orígenes hidalgos. Este manuscrito formaba parte del archivo personal del Dr. Gregorio Chil y Naranjo, fundador de El Museo Canario, donde se encuentra actualmente bajo la signatura ES 35001 AMC/GCh-1825, aunque no está disponible para su pública descarga.

No obstante, disponemos de la transcripción publicada por el propio Dr. Chil y Naranjo en el tercer volumen de sus Estudios históricos, climatológicos y patológicos de las Islas Canarias en el año 1891, obra que podemos obtener gratuitamente desde Memoria Digital de Canarias.

Advirtamos de paso que, pocas páginas antes de la transcripción, el médico e historiador teldense nos muestra además el testamento de un tal Fernando Guanarteme, identificado por algunos expertos como un pariente homónimo del líder indígena, aunque el propio Dr. Chil y Naranjo lo confunde en su exposición con el protagonista del presente artículo.

Sin más, disfruten de este importantísimo testimonio sobre nuestra historia antigua.

Antonio M. López Alonso

Referencias

 

Spread the word. Share this post!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *