Esenciales (XII): Los gomeros vendidos por Pedro de Vera y doña Beatriz de Bobadilla

Indígenas de La Gomera, representados por Leonardo Torriani en 1590 (fuente: Biblioteca Geral da Universidade de Coimbra, signatura Ms. 314, fol. 81r.).

Esclarecer totalmente el contenido de esos 120 documentos ha sido ímprobo trabajo. Y puesto que un ilustre canario me ha calificado de alemán típico, con un fichero, he de confesar francamente que poseo uno inmenso, […]

Dominik Josef Wölfel (Los gomeros vendidos por Pedro de Vera y doña Beatriz de Bobadilla, p. 23)

Arrancaba el presente año 2018 con una muy buena noticia para la historiografía canaria: la adquisición por El Museo Canario del archivo personal del profesor Dominik Josef Wölfel (Viena, 1888-1963), conservado en el Institutum Canarium de Viena. Aprovechando, además, la reciente publicación de nuestros dos últimos artículos sobre la rebelión gomera de 1488, hoy les presentamos otro de nuestros recomendados esenciales, que debemos al prestigioso autor de los Monumenta Linguae Canariae.

Publicado por el Dr. Wölfel en la revista El Museo Canario en 1933, inaugurando la tercera etapa editorial de esta, el artículo Los gomeros vendidos por Pedro de Vera y doña Beatriz de Bobadilla es un magistral ejemplo de recopilación archivística que, como el propio autor declara en la cita anterior, supuso un notable esfuerzo de búsqueda, fotografiado, transcripción y cotejo, con el Archivo General de Simancas como escenario principal. Y el fruto no pudo ser menos esclarecedor: los ciento veinte documentos exhumados y transcritos por el etnólogo austriaco revelan parcialmente los antecedentes de la rebelión indígena y la descarnada realidad de la subsiguiente represión y tráfico esclavista.

El profesor Dominik Josef Wölfel en 1953, flanqueado por Manuel Morales Ramos, presidente de El Museo Canario, y Matías Vega Guerra, presidente del Cabildo de Gran Canaria (fuente: El Museo Canario – signatura ES 35001 AMC-CFH-001015).

Es lógico suponer que dichos documentos no representan más que una parte, la que ha sobrevivido hasta el presente, del proceso completo, conteniendo en su mayoría las reclamaciones de los compradores a los que se ordenó liberar sus cautivos por ser éstos cristianos. Aún así, los datos extractados por el profesor Wölfel revelan que:

  • El número de cautivos registrados de ambos sexos en los documentos asciende a 160 gomeros más 80 canarios de procedencia indeterminada.
  • De este número de cautivos fue posible determinar la edad y el sexo en los casos siguientes:
    • 14 hombres de entre 20 y 30 años de edad más otros 16, probablemente pertenecientes a ese mismo intervalo, además de un hombre de 50 años.
    • 43 mujeres de entre 14 y 40 años.
    • 42 adolescentes de ambos sexos, y de entre 10 y 15 años.
    • 41 niños y niñas menores de 10 años.
  • Los precios de venta oscilaron en función de la edad y el sexo:
    • Hombre adulto: 3.000 – 8.000 maravedís.
    • Mujer entre 30 y 40 años: promedio de 4.880 maravedís.
    • Mujer entre 14 y 25 años: 5.000 – 15.000 maravedís.
    • Adolescente de ambos sexos, entre 10 y 15 años: promedio de 6.000 maravedís.
    • Niño o niña menores de 10 años: promedio de 4.300 maravedís.
  • La red de vendedores y compradores constaba al menos de:
    • 33 residentes en Gran Canaria.
    • 20 residentes en Sevilla.
    • 12 residentes en Palos.
    • 11 residentes en Jerez de la Frontera.
    • 9 residentes en Lepe.
    • 9 residentes en Moguer.
    • 7 residentes en Puerto de Santa María.
    • 5 residentes en Rota.
    • 4 residentes en Cádiz.
    • 3 residentes en Córdoba, Gibraltar y Sanlúcar de Barrameda.

De entre los implicados, además de Pedro de VeraBeatriz de Bobadilla, destacan Fernando de PorrasJuan de MenesesPedro de Trujillo, regidor, alcalde y teniente gobernador de Gran Canaria, respectivamente. Cabe resaltar, sin embargo, el nombre del único traficante que mencionan las fuentes cronísticas, y probablemente la persona que mercadeó con el grueso de los cautivos: Juan Alonso de Cotafacedor –representante– de Beatriz de Bobadilla, vecino primero de Palos y luego de La Gomera, quien en 1499 alcanzó del rey Fernando el Católico indulto de Viernes Santo por el homicidio de un residente en la villa andaluza.[1]Archivo General de Simancas, signatura RGS,LEG,149903,51.

Antonio M. López Alonso

Referencias

Spread the word. Share this post!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *