Dos reyes canarios

Fragmento del folio 134v. del Nobiliario de Juan de Carasa y Zapico donde figuran datos de interés relativos a la conquista de Gran Canaria (fuente: Biblioteca Digital Hispánica – Biblioteca Nacional de España, signatura Mss. 11633).

Cuando preparábamos nuestro ensayo Los pactos indígenas de Gran Canaria y Tenerife, encargamos a la Biblioteca Nacional de España una copia digital de un nobiliario redactado a mediados del siglo XVI, única obra conocida del genealogista cordobés Juan de Carasa Zapico. El motivo de la petición era comprobar de primera mano una información referida a finales del siglo XIX por el zoólogo, explorador y erudito Marcos Jiménez de la Espada (Cartagena, 1831 – Madrid, 1898) en un interesante artículo titulado La guerra del moro a fines del siglo XVcuya lectura recomendamos.

El manuscrito al que nos referimos, una copia tardía de la década de 1630, se conserva en la BNE bajo la signatura Mss. 11633 y la digitalización que solicitamos ya está disponible para su libre descarga a través de la Biblioteca Digital Hispánica.

Como decimos, esta obra contiene un dato de sumo interés y que no consta en ninguna otra fuente. El texto en cuestión es el siguiente, tal y como figura en el folio 134v.:

PEDRO DE VERA, cauallero de buen esfuerço y esperimentado en las cosas de la guerra, a este llamaron el Yzquierdo, fue governador, y conquistador de la Gran Canaria por mandado de los Reyes Católicos Don Fernando y Doña Ysabel e la ganó por fuerça de armas, e prendió dos Reyes Canarios, e los traxo presentados a los Reyes Católicos.

Primicia aparte del apodo con el que Carasa Zapico atestigua que era conocido el conquistador y gobernador de Gran Canaria –probablemente, según Jiménez de la Espada, descriptivo de la escasa moralidad del personaje antes que de su presunta zurdera–, la mención a la captura de dos Reyes Canarios es el único testimonio documental al respecto, porque las restantes fuentes conocidas solo mencionan explícitamente la rendición o entrega voluntaria del que sería bautizado como Fernando Guanarteme.

Anterior a este suceso, las crónicas primitivas y Abreu Galindo atestiguan la muerte por enfermedad de los guanartemes de Telde y Gáldar, en fechas imprecisas aunque próximas entre sí y cercanas al inicio de la conquista realenga de Gran Canaria. En el caso del fallecimiento del líder de Gáldar, el llamado por los europeos Guanarteme el Bueno, se nos dice que durante su agonía, puesto que su única hija legítima era menor de edad, encomendó ser reemplazado en las funciones del cargo a un sobrino que podemos identificar casi inequívocamente con Fernando Guanarteme.

Desafortunadamente, persiste como incógnita la identidad del segundo guanarteme, presuntamente el de Telde, pero trataremos de arrojar alguna luz sobre esta cuestión en un próximo artículo que dedicaremos al llamado Pacto de Calatayud.

¿Dos reyes? ¿Un rey y una reina?

En nuestro anterior artículo señalábamos que en 1482 fue entregada una anónima reina de Canaria al alcaide Juan de Frías. Por tanto, cabe oponer una objeción a todo lo expuesto: ¿Fueron necesariamente hombres los dos reyes capturados por Pedro de Vera? ¿Por qué no un rey -Fernando Guanarteme- y una reina -su esposa-?

Por ahora, la única respuesta posible es meramente probabilística, aunque no sin cierto fundamento documental: por un lado, ya sabemos que un guanarteme anónimo rindió obediencia a los Reyes Católicos en Calatayud en 1481, fecha probablemente anterior a la captura de Fernando Guanarteme. Por otro, la distinción entre sexos era práctica habitual en los documentos bajomedievales. Sirva de ejemplo que en la documentación pública relativa a los Reyes Católicos los notarios signan como escribano del Rey e de la Reina, y no como escribano de los Reyes.

Antonio M. López Alonso

Referencias

Spread the word. Share this post!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *