Esenciales (VIII): La Comedia del Recibimiento

Comedia del Recibimiento. Portada de la edición de 2005 a cargo del profesor Oswaldo Guerra Sánchez.

DORAMAS

Guanda demedre tamaranone tasuguiet besmia

mat acosomuset tam obenir marago, aspe anhianacha

aritamogante senefeque senefeque.

CURIOSIDAD

¿Qué dice, hermana?

SABIDURÍA

Estanos convidando a merendar; y dice que

nos dará muchos potajes, a la usanza canaria, y que

nos sentemos.[1]CAIRASCO (2005), p. 34.

Aunque no se trata de una obra imprescindible para conocer la historia antigua de Canarias, su incorporación a nuestros Esenciales se justifica por su significatividad literaria y filológica.

Compuesta entre 1581-1582 por el canónigo, músico, poeta y dramaturgo canario Bartolomé Cairasco de Figueroa (Las Palmas de Gran Canaria, 1538-1610), la llamada Comedia del Recibimiento es una pequeña obra teatral cuyo destino era ser representada para dar la bienvenida al nuevo obispo de Canaria, Fernando de Rueda. En ella, seis personajes –cinco alegóricos: Sabiduría, Curiosidad, Invención, Gáldar y Guía, estos dos últimos representando a las poblaciones grancanarias homónimas, y uno histórico, el guerrero canario Doramas– presentan al prelado las virtudes del Archipiélago.

Bartolomé Cairasco de Figueroa retratado por Juan de Roelas en el cuadro Aparición de la Virgen a Santa Catalina de Alejandría, conservado en la Catedral de Santa Ana, Las Palmas de Gran Canaria (fuente: Gaviño de Franchy Editores).

Una obra capital

A Cairasco de Figueroa se le considera el padre de la literatura canaria, y la Comedia del Recibimiento es un claro ejemplo del por qué. Aunque el clérigo escribiría obras de mayor empaque literario, precursoras del barroco español, como su famoso Templo Militante, esta obra de bienvenida en tres escenas demuestra que a finales del siglo XVI coexisten aún el castellano y la antigua lengua indígena, aunque esta última se encontraba ya en proceso de extinción. No en vano, el propio Cairasco era mestizo, con ascendencia francesa por parte de padre y canariota por vía materna.

En efecto, a través de los personajes de Sabiduría y del afamado guerrero Doramas, caído en combate exactamente cien años atrás durante la Guerra de Canaria, Cairasco despliega su conocimiento del idioma indígena en diecinueve de los diálogos que componen la trama, aunque evidentemente distorsionado por su traslación a la gramática y fonemas castellanos.

La obra Volcán de Doramas, del escultor José Luis Marrero, en el municipio de Arucas, Gran Canaria. Una recreación ficticia del intrépido guerrero canariote protagoniza la Comedia del Recibimiento (fuente: Wikimedia Commons).

El manuscrito

La primera mención conocida a esta obra se la debemos a fray Juan de Abreu Galindo, quien transcribe un fragmento de la misma, el referente a la descripción de la Selva de Doramas.[2]ABREU (1848), pp. 106-107.

La copia manuscrita más antigua de esta obra, titulada Comedia del Reçeuimiento que se le hiço al Rmo. sor. Don fernando de Rueda obipo de Canaria en su yglesia. Compuesta por el Poeta Bartolome Cayrasco Canonigo de Canaria. 1582. 8 de mayo, se conserva como parte del Cancionero de poesías varias en la Real Biblioteca (signatura II/2803, registro nº 107051), aunque su digitalización solo está disponible previo pago del canon correspondiente.

Edición recomendada

Existen numerosos estudios publicados sobre la figura y la obra de Bartolomé Cairasco de Figueroa, algunos disponibles en Memoria Digital de Canarias. En cuanto a la propia Comedia del Recibimiento, aunque ya fuera publicada en 1957 por el profesor Alejandro Cioranescu, nosotros aconsejamos la lectura de la edición actualizada por el profesor Oswaldo Guerra Sánchez, descargable desde el repositorio citado.

Antonio M. López Alonso

Spread the word. Share this post!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *